17 dic. 2007

YASSER ARAFAT, EL PADRE DE UN PUEBLO


Mohammed Yasser el-Khoudoua, nació en el Cairo el 29 de agosto de 1929, en el exilio, al haber sido su padre expulsado por las autoridades británicas de suelo Palestino. Es el sexto de siete hermanos, cuando Yasser tiene 4 años fallece su madre, es enviado a Jerusalén a casa de un tío donde vivirá hasta 1937, en el que regresa al Cairo, con su padre. A los once años ya esta impregnado de todo lo que significa la lucha del Pueblo Palestino por su libertad.

Con 17 años sobresale en su trabajo decidido por la libertad de su pueblo, se desplaza a Gaza para luchar contra el ejercito Israelí, luego regresa al Cairo para terminar sus estudios de Ingeniería Civil donde participa activamente desde la presidencia de los Estudiantes Universitarios Palestinos.

Desde el año 1920 Palestina se encuentra bajo mandato británico. En estos años ya no se veía mal la creación de un estado pro-occidental en la región, se fomenta la llegada masiva de inmigrantes judíos, comprando y ocupando tierras, por lo que aumenta el conflicto con los árabes que viven allí desde hace siglos.

Una vez finalizada la segunda guerra mundial la situación se hace más difícil para los Palestinos. La persecución desatada por los Nazis contra los judíos, hace que la inmigración de estos hacía Palestina se haga mas abundante, ayudados por la tolerancia de los británicos y la de los judíos de Estados Unidos que han puesto su dinero y su poder político al servicio del futuro estado de Israel.

Por otro lado las fuerzas británicas ejecutan a cualquier Palestino que posea armas, dinamitan sus casas y sus pueblos son castigados como escarmiento, así nacen los primeros campos de refugiados palestinos.

Yasser Arafat, ha dedicado toda su vida y sus medios económicos a la lucha de su pueblo. Nadie ha sido capaz de comprarlo ni corromperlo, a pesar de todas las presiones recibidas de algunas naciones árabes y no árabes, que han llegado a detenerle y a torturarle en mas de una ocasión. Le han expulsado de varios países y ha logrado escapar con vida de muchos atentados. A pesar de todo, nunca se ha puesto al servicio de otro estado que no sea el suyo.

Se han hecho campañas de desprestigio en su contra usando todos los medios, para intentar dividir a la Autoridad Palestina. Pero Arafat no ha llegado a ser el representante máximo de los palestinos por un golpe de suerte, se lo ha ganado luchando con ellos codo con codo por el derecho de vivir en paz.

Lo que hoy esta haciendo el gobierno israelí con su ejercito al Pueblo Palestino, es similar a lo que los nazis hicieron con ellos.

¿Y, que hacen los gobiernos que dicen llamarse civilizados del mundo occidental y las autoridades eclesiásticas del Vaticano, para que este genocidio termine?. Nada que indique una verdadera acción de fuerza para obligar al gobierno judío a que termine con la matanza de pueblo palestino y acate las resoluciones de las Naciones Unidas.

Pero, ¿que hacen algunos dirigentes políticos desde sus cómodos despachos, cuando Yasser Arafat, es perseguido a muerte por sus enemigos?. Convertirse en cómplices de este genocidio, mirar para otro lado, mientras que el ejercito Israelí termina de hacer el trabajo sucio.

¿Que hace la comunidad económica europea dirigida por el gobierno español?, NADA, lo único que han demostrado es su ineptitud a la hora de actuar, para parar la masacre.

Estamos vivimos en un mundo lleno de hipocresía, en el que lo único que importa es defender nuestra parcela de poder, mientras se masacra a un Pueblo nos limitamos a mirar para otro lado, pero nos inflamos el pecho al hablar de derechos humanos cuando afecta nuestros intereses, pero cuando son otros los que están sufriendo las consecuencias de bombardeos y asesinatos sin ningún miramiento, nos olvidamos de tales principios.

El gobierno Israelí además de arrasar las ciudades y pueblos, asesinando y destruyendo todo lo que se les pone por delante, está creando odio y más odio, que no será posible detener por lo menos durante una o dos generaciones.

Lo material se puede reconstruir pero no así la perdida de vidas humanas. Como poder olvidar cuando te destruyen tu casa, tu pueblo, te matan a tus padres, a tus hijos y a familiares, con qué impotencia se ve lo que ocurre a tu alrededor y como podemos tener el cinismo de pedir paciencia y resignación en estas circunstancias cuando los daños síquicos son irreparables para su población civil. Muchos dirán que son las consecuencias de una guerra, pero esto no es una guerra, es un genocidio.

Debemos pedir el inmediato procesamiento por crímenes de lesa humanidad para el asesino Ariel Sharon y sus cómplices.

Hoy Yasser Arafat esta viviendo el sufrimiento de su pueblo, asediado, recluido, humillado, sin agua, sin electricidad, sin poder moverse de su reclusión. ¿Que jefe de estado ha pasado por tal humillación?.

Hoy no son capaces de matarlo sin más, pero están haciendo todo lo posible para que esto suceda. ¿Que hay que hacer para que las personas se sensibilicen frente a semejantes atrocidades y exijan a la AUTORIDAD INTERNACIONAL una acción enérgica frente a la carnicería que están llevando a cabo?.

Omar Contreras Flores
A Coruña, Abril 28 de 2002